A

hora que ya llegan las fiestas de navidad es momento de reunirnos con esas personas que nos alegran la vida. Los eventos son una forma de compartir y de vivir plenamente, y como son espacios tan importantes nos preocupamos por nuestra imagen para estar siempre radiantes.

En esta entrada te vamos a dar algunos tips para que tu piel esté más bella que nunca en las fiestas.

Lo más importante que debes saber es que la piel del rostro hay que prepararla con varios días de antelación a la fiesta, esto para que luzca bien y se vea iluminada e hidratada. De modo que la preparación es por dentro y por fuera. ¿Cómo lo hacemos?

  • Ten un buen descanso nocturno para estar libre de las indeseadas ojeras y para evitar los ojos cansados. Para ello te recomendamos que te desconectes de las pantallas unas dos horas antes de ir a la cama y procures dormir las horas acostumbradas sin interrupciones.
  • Bebe suficiente agua. Debes tener tu cuerpo hidratado para que la piel no se vea afectada.
  • Evita exponerte al sol pues podrías quemar tu rostro y lucirías tus pómulos quemados el día el día de la fiesta.
  • Recuerda realizar de día y de noche tu rutina de belleza de la piel de tu rostro: limpiar, tonificar e hidratar.
  • Al menos cinco días antes del gran evento toma una infusión de té verde en las mañanas porque te ayuda a depurar el organismo. El té verde es antioxidante y sus propiedades van limpiando tu organismo. También es recomendado tomar té de cola de caballo en la tarde para eliminar líquidos retenidos. Evita tomar café en los días previos a la fiesta.
  • Para acondicionar la piel puedes colocar unas rodajas de pepino en agua fría y enjuagarte el rostro por las mañanas. Te ayudará a bajar la hinchazón de los ojos y refrescará tu rostro —sobre todo, si ya estamos perdiendo la lozanía de la juventud—. Si no te alcanza el tiempo, un truco ideal es que te coloques en los ojos las bolsitas de té verde que usaste en tu infusión de la mañana.
  • Exfolia tu rostro y labios para eliminar la piel muerta. Hazlo unos dos días antes de la fiesta y nunca el día del evento. La exfoliación hará que tu piel quede perfecta. En lo posible, usa productos caseros de tu despensa o productos cosméticos 100% naturales. La exfoliación ayudará a que los productos que uses se absorban mejor.

  • Aplícate una mascarilla el día anterior al evento para que te de luminosidad e hidratación. Hay innumerables recetas caseras, las más usuales combinan miel, avena, pepino, agua de arroz, entre otros productos naturales, dependiendo de tu piel y de tus necesidades. Recuerda que debes hacerlo de una manera muy delicada para no maltratar la piel. ¡Las mascarillas son maravillosas!
  • Una recomendación esencial para la exfoliación y las mascarillas es que las realices con productos que no te afectan el rostro, es decir que ya hayas usado en otros momentos.
  • Ponte agua de rosas en cualquier momento del día. Un buen momento es justo después de la ducha matinal y antes de tu crema hidratante. El agua de rosas funciona como un tónico natural para tu pie, además te refresca y te hidrata al mismo tiempo. De hecho, te recomendamos tener siempre a la mano un spray, si estás en clima frío te ayuda a no perder humedad y si estás en clima caliente te mantendrá fresca.

Ahora, si ya has logrado seguir estas indicaciones, el día de la fiesta tendrás la piel preparada para la ocasión. Es preciso que ese día también sigas unos pequeños consejos.

  • Si notas que tus ojos están un poco cansados o hinchados puedes ayudarte con unas bolsitas de té de manzanilla frías para desinflamar.
  • Hidrata toda la piel de tu rostro antes del maquillaje, usa los productos que acostumbras. No te olvides de la crema para el contorno de ojos y un lips para tus labios antes de aplicar labial.
  • Tu maquillaje debe ser acorde al momento (día/noche) y debe ser natural, sin exceso de productos o también demasiado recargado. Corrige sutilmente las imperfecciones, entre más natural te veas será mejor.

Por último, mantente enfocada en la fiesta, en la felicidad de compartir y de disfrutar ese momento. Dibuja una sonrisa en tu rostro y verás que llegarás radiante.